Reclamación de lucro cesante por cierre de un negocio

Lucro cesante cierre negocio
En este expediente un prestigioso despacho de abogados de Marbella requierió los servicios de Perytas para el calculo del “quantum” del lucro cesante como consecuencia de resolución unilateral por parte del arrendador del contrato de alquiler del inmueble donde se desarrollaba la actividad de Cafeteria / Bar, y que obligo a cerrar y por tanto a paralizar la actividad del negocio. Este trabajo fue realizado por un equipo especializado compuesto por economistas.

Los inquilinos eran propietarios de un negocio de hostelería en la periferia de Málaga, concretamente en Alhaurín de la Torre. El negocio marchaba bien pero la expropiación por parte del Estado de una carretera hizo que se tambaleara el negocio durante el año 2011 debido a la perdida de afluencia de clientela, pero pudo recuperarse tras la paralización de dicha expropiación.

En Abril de 2012 el arrendandor decide rescindir unilaterlamente el contrato sin notificar a los arrendatarios y propietarios de la actividad económica. Por tanto el abogado de los arrendatarios demando al arrendador en concepto de daño emergente y lucro cesante. En lo que respecta al lucro cesante nos encontramos con el problema común en muchos negocios de España que es la falta de información económica, pero este problema fue solventado por nuestro perito economista y así lo demuestra en la sentencia que citaremos más adelante.

Los propietarios eran autonomos y tributaban por módulos, por lo que determinar un <<quantum>> de lucro cesante es una tarea difícil si queremos dotar al informe de suficiente peso en la prueba pericial, no quedaba duda del nexo causal de la perdida del incremento del neto patrimonial y la resolución del contrato por tanto este primer escollo estaba solventado, el problema radicaba, como comentamos anteriormente en la exactitud, objetividad y calculo del “quantum” (cantidad) de lucro cesante.

No obstante obtuvimos suficiente evidencia gracias a facturación recibida y a los tickets emitidos, además lo cotejamos con extractos bancarios, y el resultado fue muy coherente.

Para este informe nos basamos en multitud de jurisprudecnia que como veremos más adelante fue bien acogido por Juzgado de Primera Instancia  Nº 01 de Coín, en sentencia 70/2014. Recordamos que el lucro cesante se regula en el art 1106 del CC,

El lucro cesante, tal y como hemos comentado anteriormente, viene regulado en el art. 1106 del Código Civil,en el cual cito textualmente:
La indemnización de daños y perjuicios comprende, no sólo el valor de la pérdida que hayan sufrido (daño emergente), sino también el de las ganancias que haya dejado de obtener el acreedor, salvas las   disposiciones   contenidas   en   los   artículos   siguientes

Es decir la pérdida   de    un incremento patrimonial neto (esto es, deducidos gastos) que se haya dejado de obtener como consecuencia del incumplimiento contractual por el deudor o bien del acto ilícito que se imputa a un tercero.

Para apoyar el método utilizado para el cálculod el quantum del posible lucro cesante nos basamos en que para que exista éste debe haber cierta probabilidad de que se produzcan estos resultados y para ello nos basamos en el buen entender de la jurisprudcencia que presentamos a continuación:

Nuestra actual doctrina jurisprudencial no exige certidumbre sobre la ganancia sino que se conforma con algo menos, como puede verser en la sentencia de la STS, 1º, de 8 de julio de 1996: “las ganancias que pueden reclamarse son aquellas en las que concurre verosimilitud suficiente para poder ser reputadas como muy probables, en la mayor aproximación a su certeza efectiva” Por lo tanto no resulta imprescindible otorcar la certeza absoluta sore la realización de la ganancia neta, de hecho, es algo muy difícil debido a que la misma aún no se ha producido pero si debe existir alta probabilidad, y remarcamos la palabra probabildiad en la STS 1ª de 15 de julio de 1998 (RJ 1998/5550) se baja incluso más el listón y se habla de ” ganancias frustradas o lucro cesante que, con cierta probabilidad fuera de esperar en el desarrollo normal de las circunstancias del caso”

Concluimos con que la jurisprudcencia no exige certeza absoluta sobre la existencia de este incremento patrimonial neto frustrada, de hecho, es imposible que se exija certeza absoluta ya que no se puede acreditar algo que no ha ocurrido, pero sí que exista una cierta probabilidad.

Además en futuros post, hablaremos sobre un concepto que aunque no nuevo, si que se esta desarrollando con mayor fuerza en la jurisprudencia actual como es el de Perdida de oportunidad.

Tras la prueba pericial y posterior ratificación judicial, la sentencia nº 70/2014 califica la prueba pericial textualmente:

Para la determinación de la procedencia en su caso de la estimación de las pretensiones ejercitadas en la demanda se ha apreciado objetiva y racionalmente la prueba propuesta por la parte actora, habida cuenta de las reglas de la carga de la prueba  previstas en el art. 217.1 de la LEC., centrada dicha prueba principalmente en la documental  aportada por las partes, las cual no han sido objeto de impugnación

Con este trabajo nuestro equipo de economista consiguió resarcir la perdida patrimonial sufrida por el cierre del negocio.

PERYTAS- Empresa de tasaciones y valoraciones judiciales y fiscales.

 

 

Deje un comentario